Saltar al contenido
Blog
residencias alzheimer almeria. Residencia de ancianos Almería SIERRA SALUD
residencias alzheimer almeria. Residencia de ancianos Almería SIERRA SALUD

Residencias Alzheimer Almería

¿Esta buscando residencias alzheimer Almería?

No busque más residencias alzheimer Almería. En SIERRA SALUD cuidamos a personas enfermos de alzheimer. Contamos con personal muy cualificado para atender a estas personas mayores y no tan mayores con alzheimer. Tienen un perfil muy especial, sobre todo por el mal carácter y la agresividad que muestran en ciertos momentos debido a esta enfermedad

En este artículo queremos dar respuesta a muchas de las preguntas que se hacen los familiares que buscan centros especializados en alzheimer. Utilice este índice

  1. ¿Qué es el alzheimer?
  2. ¿Cómo detectar el principio de alzheimer? Síntomas de la enfermedad de alzheimer
  3. Las tres fases del Alzheimer
  4. Tratamiento
  5. ¿Qué debo saber como cuidador de una persona con alzheimer?
  6. ¿En qué momento debo plantearme el ingreso en una residencia especializada en alzheimer?
  7. Ayudas residencias para enfermos de alzheimer
  8. ¿Puedo ingresar a un enfermo de alzheimer en una residencia sin su consentimiento?

¿Qué es el alzheimer?

El alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa incurable. Es decir, por desgracia a fecha de hoy es posible retrasar el avance de la enfermedad, pero no tiene cura. Y en SIERRA SALUD pretendemos mejorar las condiciones de vida del paciente.

La enfermedad de alzheimer es la más común de las demencias. Es una enfermedad mental irreversible y progresiva. Esto es, provoca una degeneración de las células nerviosas del cerebro asi como una disminución de la masa cerebral. Como consecuencia el paciente muestra pérdida de memoria, desorientación temporal y espacial y el deterioro intelectual y personal. A medida que avanza también provoca episodios de agresividad, sobre todo con las personas más cercanas.

Muchos investigadores en el mundo estudian el alzheimer, pero la causa de esta enfermedad no está clara. Los científicos saben que está asociada a depósitos anormales de dos proteínas que forman agregados e inclusiones, desestructurando la arquitectura cerebral. Estas proteínas se denominan beta-amiloide y proteína TAU. La proteína beta-amiloide se desnaturaliza y se apelmaza, formando agregados insolubles entre las células cerebrales. Estos agregados, solamente visibles al microscopio, se denominan placas seniles o placas de amiloide.

Existen muchas lineas de investigación a nivel mundial tanto para averiguar porqué se produce la acumulación de estas proteínas como en posibles tratamientos, pero a fecha de hoy no existe ningún tratamiento curativo. Solo existen tratamientos sintomáticos, es decir, aquellos que alivian o ralentizan la enfermedad.

Una creciente evidencia indica que factores de riesgo en enfermedades vasculares como diabetes, obesidad y presión alta y colesterol alta, también pueden ser factores de riesgo para Alzheimer y la demencia. Específicimente, los científicos están encontrando nuevas evidencias que podrían relacionar la diabetes tipo 2 con la enfermedad de Alzheimer

¿Cómo detectar el principio de alzheimer? Síntomas de la enfermedad de alzheimer

Uno de los síntomas más claros es la pérdida de memoria. pero todas las personas cuando vamos siendo mayores perdemos memoria. Por tanto, que otros signos nos pueden ayudar a diferenciar y saber que se trata de la enfermedad de alzheimer. Estos son:

  • Dificultad para comunicarse y construir frases
  • Cambios en la personalidad
  • Problemas de movilidad o al caminar
  • Problemas de atención y orientación
  • Incapacidad de resolver operaciones aritméticas sencillas
  • Bajo nivel de energía o cierta inactividad
  • Pérdida de memoria, en especial para recordar hechos recientes aunque ayudemos a esta persona dándole pistas del contexto.
  • Cambios de estado de ánimo a veces con cierta agresividad atípica en esa persona

Es recomendable acudir a un profesional que nos asesore. De hecho hay varios test muy fiables en la detección de la enfermedad.
Es realmente importante detectar la enfermedad cuanto antes. Si se trata en la fase inicial puede ralentizarse de manera que su avance sea mucho más lento y coincida prácticamente con el envejecimiento normal del paciente.

Las tres fases del Alzheimer

Fase 1: Duración de la enfermedad de 1 a 3 años

La fase inicial se caracteriza por tener algunas pérdidas de memoria. Es decir, ocasionalmente se le olvidan algunas cosas, pueden perderse, olvidar sus citas o nombres de personas. El problema es que estas pérdidas de memoria pueden pasar inadvertidas por ser bastante leves. Si tenemos sospecha de algo raro lo mejor es acudir a un profesional, ya que con el tiempo pueden interferir en el día a día de la persona. También se producen cambios de humor e incluso enfados del enfermo cuando se da cuenta del problema. En esta fase realizan frases más cortas, mezclan ideas sin relación directa. Y tienen problemas para encontrar palabras y construir frases, aunque continúan razonando adecuadamente.

Fase 2: Duración de la enfermedad de 2 a 10 años

En esta fase media se agrava la situación y ya no hay duda de su diagnóstico. Los pacientes manifiestan desorientación espacial. Les disminuye la memoria reciente y empiezan a producirse cambios de comportamiento más acusados: agresividad, miedos, alucinaciones, … El paciente pasa a ser más dependiente, dejando de realizar algunas tareas básicas. Incluso necesitando ayuda para el autocuidado. Es incapaz de trabajar y se muestra confuso con facilidad, necesitando una supervisión diaria de todo lo que hace.

Es cierto, que en esta etapa las rutinas o conversaciones superficiales pueden verse conservadas pero cuando se profundiza empiezan a aparecer dificultades. El lenguaje empieza a verse más afectado: repite frases, no las acaba, le cuesta relacionar y diferenciar conceptos. Sus movimientos al contrario que en la etapa uno donde siguen estando bien, en la fase 2 empiezan a perder el equilibrio. Tienen caídas espontáneas y necesitan ayuda para deambular. En esta fase ya es conveniente plantearse como opción una residencia para enfermos de alzheimer

Fase 3: Duración de la enfermedad de 8 a 12 años

En la última fase, o fase avanzada, el paciente depende por completo de terceras personas para su subsistencia. Tanto es asi que necesita ayuda incluso para las tareas más básicas: comer, limpiarse, moverse. En cuanto a la memoria empieza a perderse tanto la reciente como la remota. También pasan a no reconocer a sus hijos, cónyuges, etc… Su comportamiento es como el de un niño pequeño: llora, grita, se agita, no comprende una explicación y pueden tener periodos y comportamientos desinhibidos y agresivos. En cuanto al lenguaje balbucean. Muchos pacientes permanecen rígidos y mudos. Les cuesta controlar sus esfínteres, se atragantan, le cuesta tragar y no controlan sus gestos. Aumentan las complicaciones y riesgos derivados de infecciones, deshidratación, desnutrición, heridas por inmovilización, etc. La causa final de la muerte suele estar relacionada con alguna de estas complicaciones.

Tratamiento

Como hemos comentado no existe ningún tratamiento para curar para el alzheimer. Sin embargo, si existen por un lado una serie de fármacos que alivian y/o ayudan a controlar ciertos síntomas. Y por otro lado existen una serie de terapias que ayudan a retrasar el avance de la enfermedad.

Dichas terapias son las que se aplican más eficazmente en centros especializados. El objetivo es contrarestar el deterioro cognitivo mediante la estimulación y el ejercicio permanente y supervisado. Tanto a nivel físico, social y mental. Es importante mantener una serie de rutinas y actividades, en un ambiente controlado, en las que el paciente participe de manera activa.

¿Qué debo saber como cuidador de una persona con alzheimer?

Lo primero que debe saber como cuidador es que usted también debe cuidarse. El papel del cuidador conlleva mucha responsabilidad, mucho trabajo, dedicación y comprensión de la enfermedad. De hecho hay multitud de estudios que tratan sobre el síndrome del cuidador, que pueden pasarle factura debido a:

• Contrae una gran carga física y psíquica.
• Se responsabiliza de la vida de la persona enferma: medicación, higiene, cuidados, alimentación, etc.
• Va perdiendo paulatinamente su independencia, porque la persona enferma cada vez le absorbe más.
• Se desatiende a sí misma: no toma el tiempo libre necesario para su ocio, abandona sus aficiones, no sale con sus amistades, etc. y puede acabar paralizando, durante largos años, su proyecto vital.

Por ello le damos los siguientes consejos
  • Acuda a un profesional en cuanto que usted piense que puede ser alzheimer para identificarlo
  • Solicite información y formación adecuada sobre aspectos médicos. Evolución futura, posibles complicaciones, medicación, conocimientos prácticos tales como nutrición, higiene, adaptación del hogar, movilizaciones del paciente, etc.
    Asuma cuanto antes que se trata de una enfermedad.
  • Marcarse objetivos reales y factibles a corto plazo en las tareas de los cuidados del enfermo. No mantener expectativas irreales ni pensar que solos podemos resolver todo.
  • Mantenerse motivado. Autoreforzarse en los éxitos, felicitándose a uno mismo por todo lo bueno que va haciendo. No fijarse sólo en las deficiencias y fallos que se tenga.
  • No olvidarse de uno mismo y cuidar de su salud. Intentar tener espacios de descanso, dormir las horas suficientes y mantener una alimentación adecuada.
  • Permitirse un merecido descanso diario o semanal, fuera del contacto directo con el enfermo.
  • Evitar el aislamiento de sus relaciones sociales habituales. Obligarse a mantener el contacto con amigos, familiares y gente de su entorno. Salir de la casa con otras personas, no quedarse encerrado. Los vínculos afectivos cálidos amortiguan el estrés.
  • Saber poner límite a las demandas excesivas del paciente. Hay que saber decir “no”, sin sentirse culpable por ello.
  • Fomentar la independencia del paciente.
  • Dejar que el enfermo de Alzheimer mantenga todas las actividades que puede hacer por sí mismo, aunque lo haga lento o mal. Esto es muy importante.
  • Planificar las actividades de la semana y del día. Establecer prioridades. La falta de tiempo es una de las primeras causas de preocupación.
  • Hacer uso de centros de día, residencias para ingresos temporales, o personal contratado de asistencia domiciliaria o para tareas del hogar si la situación lo requiere.

¿En qué momento debo plantearme el ingreso en una residencia especializada en alzheimer? Residencias Alzheimer Almería

A menudo los familiares de personas con alzheimer se hacen esta pregunta. Pero quizás la pregunta correcta sería, ¿Estará mejor atendido en un centro especializado para personas con alzheimer?.

Hemos visto que la figura de cuidador requiere de mucho tiempo y esfuerzo. Además está el hecho de que un familiar cuidador normalmente no tiene la formación adecuada para atender a este tipo de pacientes. La decisión de ingresar a un familiar enfermo de alzheimer en una residencia de ancianos no es una decisión fácil. La mayoría de los cuidadores desean tener los recursos físicos, psicológicos y económicos para mantener a su familiar en casa y cuidarle el máximo tiempo posible. Sin embrago, cuando aparece el cansancio, el agotamiento se plantea  la pregunta fatídica: “¿Puede seguir en casa o debería ingresar en una residencia? Todo dependerá de la situación del cuidador principal y del resto de familiares.

No podemos dar una respuesta única, pero si podemos exponer situaciones reales que aconsejan el ingreso en nuestro centro u otro similar, por ejemplo:
  • Si queremos que viva el mayor número de años posible, en el mejor estado posible. Es decir, en la fase inicial puede ir a un centro de dia o alguna de las asociaciones de alzheimer que existen. Allí realizará actividades especificas de estimulación cognitiva que ralentizan la enfermedad. Y ya en la fase 2 puede ingresar en una residencia como SIERRA SALUD donde continúe con estas terapias que ralentizan el avance del alzheimer. Residencias Alzheimer Almería
  • Cuando el enfermo tiene que permanecer muchas horas solo, sin que nadie pueda cuidarlo por motivos de trabajo, etc. Existen peligros reales como el hecho de salir del domicilio y no saber volver. Se pueden producir accidentes domésticos como un incendio. también se han dado casos de personas que regalaban dinero sin acordarse de ello.
  • Por supuesto, cuando el cuidador se ve claramente incapaz de asumir correctamente ese papel. De hecho ningún familiar va a poder ofrecer los tratamientos especializados de fisioterapia, estimulación cognitiva, logopedia, etc., que necesitan las personas enfermas de alzheimer.
  • Si el paciente presenta trastornos de conducta grave que lo hacen insociable.
  • Cuando el cuidador comienza a perder su propia autonomía y calidad de vida. No es aconsejable para nadie dejar de vivir una vida mínimamente plena por cuidar a otra persona cuando existen alternativas.

Ayudas residencias para enfermos de alzheimer

La ley de la dependencia de la Junta de Andalucía contempla ayudas para personas dependientes. Las personas con alzheimer diagnosticado son uno de los perfiles más comunes para conceder estas ayudas. En SIERRA SALUD le podemos ayudar a solicitar estas ayudas solo debe ponerse en contacto.

LLAME AL 605 980 957

¿Puedo ingresar a un enfermo de alzheimer en una residencia sin su consentimiento?

Esta es otra de las preguntas frecuentes. La respuesta es que si un paciente no está incapacitado legalmente solo puede ingresar voluntariamente. No obstante, para ingresar en una residencia de mayores existe un procedimiento que se llama Ingreso involuntario.

Básicamente se necesita un informe de un especialista, normalmente un neurólogo o psicologo. Este informe médico, puede obtenerse a través de la seguridad social solicitando cita al especialista, o bien si es más urgente por privado. Dicho informe debe decir claramente que el enfermo de alzheimer no puede decidir por si mismo y ser presentado ante un juez que debe autorizar el ingreso

El art. 763 LEC contempla dos tipos de internamiento involuntario: el ordinario, que presupone la autorización judicial previa, y el extraordinario o excepcional, cuando “razones de urgencia hicieren necesaria la inmediata adopción de la medida”, en cuyo caso el responsable del Centro Médico donde se haya realizado tendrá que comunicarlo a la autoridad judicial en el plazo máximo de 24 horas, la cual deberá denegar o ratificar la medida en el plazo, también máximo de 72 horas.

 

 

BUSQUEDAS RELACIONADAS: Residencias Alzheimer Almería, residencia de ancianos granada, mejores residencias Alzheimer Almería, residencias alzheimer Almería baratas, residencias alzheimer  Almería precios, precio residencias alzheimer Almería, centros y residencias alzheimer Almería