Saltar al contenido
Blog
que-debo-saber-antes-de-elegir-residencia-ancianos
que-debo-saber-antes-de-elegir-residencia-ancianos

¿Qué debo saber antes de elegir una residencia de ancianos?

¿Qué debo saber antes de elegir una residencia?

Las personas que están buscando una residencia de ancianos en Almería se preguntan qué debo saber antes de elegir una residencia de mayores. Esta pregunta no tiene una respuesta fácil. Porque cada anciano tiene sus circunstancias. Y es conveniente tener esas necesidades en cuenta a la hora de elegir residencia de ancianos.

Factores de una residencia que debo saber antes de elegir

  1. Tamaño del centro. Un centro geriátrico ideal debe tener un número medio de plazas. Las grandes aglomeraciones provocan que los mayores sean tomados por números. Y las residencias pequeñas suelen tener instalaciones más sencillas. En cambio, una residencia de ancianos en Almería como Residencia Sierra Salud tiene el tamaño justo para dar a los mayores un trato personal y tener buenas instalaciones para las necesidades de salud, terapia y ocio de los ancianos.
  2. Servicios que ofrece. Ya que a la hora de tomar una decisión hay que informarse sobre los servicios del centro. ¿Hay cocina propia o servicio de catering? ¿La sala de enfermería está bien equipada? ¿Hay fisioterapia de rehabilitación o mantenimiento? ¿El médico está disponible? ¿Hay zonas para hacer ejercicio? Son las preguntas más frecuentes.
  3. Precio y tarifas. Ya que es un factor limitante para muchas personas que buscan residencias tercera edad precios asequibles. Si una residencia tiene plazas concertadas o plazas vinculadas al servicio hace más fácil hacer el ingreso. Por otro lado hay que ver los servicios incluidos en el precio. Ya que no es lo mismo una residencia de ancianos por 800€ que cobra por cada servicio 200€ adicionales, que una residencia por menos de 1600€ con todo incluido.

¿Cómo debo elegir una buena residencia?

Además de los factores anteriores, hay que tener en cuenta otras cuestiones como son:

  • Está cerca. A la hora de hacer visitas es más cómoda una residencia cercana. Pero normalmente las residencias de las ciudades son más caras. Por lo que una buena opción es un lugar tranquilo a unos 20 o 30 minutos de la ciudad. Llegar en coche es fácil y las visitas pueden ser más frecuentes.
  • Calidad de vida. Las mejores residencias tienen horarios de visita flexibles, actividades de ocio y envejecimiento activo. También se preocupan por la autonomía y movilidad de los mayores. Todos estos añadidos pueden hacer que la balanza se decante por una residencia o por otra.