Saltar al contenido
Blog
deshidratacion-en-personas-de-la-tercera-edad

Deshidratación en personas de la tercera edad

Deshidratación en personas de la tercera edad

Cuando llegan los meses de calor hay que preparar a los ancianos para las altas temperaturas. Porque la deshidratación en personas de la tercera edad puede suponer un riesgo para su salud. Ya que en muchas ocasiones desconocen que pueden sufrir un episodio de deshidratación. Se recomienda beber al menos 2 litros de agua al día. Y en las residencias de ancianos Almería, como Residencia Sierra Salud, se tiene un control de la hidratación de los mayores.

El principal riesgo sucede con los ancianos que viven solos. Y por eso es importante visitar a las personas mayores. Ver cómo les va y ayudar con las tareas. En caso de reconocer los síntomas de la deshidratación acuda al médico de cabecera para un diagnóstico preciso.

Causas de la deshidratación en personas de la tercera edad

  1. Calor. Las altas temperaturas provocan sudoración. Que causa una pérdida de agua y sales minerales. Como su organismo no reacciona con la misma rapidez, la sensación de sed tarda en llegar. Y puede producirse una deshidratación puntual.
  2. Diarrea y vómitos. Cuando se presenta una enfermedad gastrointestinal que provoca diarrea o vómitos, se pierde agua. Y es muy común que la persona no quiera beber agua al sentirse mal. Al igual que antes, esto puede provocar una deshidratación en personas de la tercera edad puntual.
  3. Problemas cognitivos. Las personas con Alzheimer, o con otras enfermedades degenerativas, tienden a beber menos. Pues se reduce la sensación de sed. También pueden olvidar que iban a beber agua. En etapas más avanzadas, las dificultades para tragar también pueden provocar que beban menos. Este tipo de enfermedades provoca deshidratación continuada y es un peligro.
  4. Desequilibrio hormonal. Si la hormona que regula la absorción de agua en el riñón no funciona bien se pueden dar dos casos. Que se acumulen líquidos en el cuerpo al no evacuarlos mediante la orina. O que se produzca un exceso de orina. Esto último provoca deshidratación.

Síntomas de la deshidratación en ancianos

  • Deshidratación moderada. Que sucede cuando no se bebe agua suficiente durante periodos cortos de tiempo. Los primeros síntomas son la sed, el cansancio y la somnolencia. Pero si la deshidratación sigue aparecen calambres, dolor de cabeza y falta de elasticidad de la piel. Por eso una prueba sencilla que se puede hacer para saber si una persona sufre deshidratación moderada es pellizcar la piel de la mano y ver cuánto tarda en recuperar su posición natural. Finalmente, la falta de agua provoca que se orine menos.
  • Deshidratación severa. La persona deja de orinar, o lo hace en cantidades ínfimas. Además, la respiración se acelera y se producen episodios de mareos, confusión y desorientación. También se producen arrugas en la piel, que está seca y poco elástica. Por último se acelera el ritmo cardiaco. Y en situaciones más graves se producen delirios, desmayos e insuficiencia cardiaca.

Tratamiento

La prevención es el mejor tratamiento. Ya que beber la cantidad de agua necesaria previene la aparición de la deshidratación. Aunque beber agua es la mejor forma de hidratarse, los ancianos pueden incorporar fluidos en forma de gelatinas, zumos, leche y fruta. De esta forma se mejora la apetencia.

Además, evitar las actividades en las horas de más calor, consultar con el médico los efectos secundarios de la medicación. Y evitar las bebidas azucaradas o estimulantes, como son los refrescos, el café o el té. También ayuda a evitar la deshidratación.

Si se ha producido una deshidratación severa es necesario acudir al médico. Pues podría ser necesario el uso de suero para parar la deshidratación en personas de la tercera edad. Antes de que se produzcan fallos en el organismo.

En Residencia Sierra Salud dispone de plaza concertada residencia. Una garantía para mantener la salud de las personas mayores.

 

 

 

 

 

 

Búsquedas relacionadas: muerte por deshidratación ancianos, como recuperarse de una deshidratación, deshidratación hipernatrémica en ancianos, hidratación en la tercera edad, personas mayores deshidratación, como hidratar a un anciano, complicaciones de la deshidratación en el anciano, mucha sed en ancianos.